Mi Llama gemela

 

Ésta es mi historia de mi reencuentro con mi Llama Gemela que deseo compartir con todos los corazones que llegan hasta aquí buscando la verdad del Amor Divino. 

 

Fue en Febrero de 2010 cuando a través de Kai (un amigo de México) me hice una canalización de mi LLama Gemela. Por aquel tiempo yo había vivido todo tipo de experiencias en parejas. Había tenido varias relaciones y todas muy distintas. Puede experimentar todo, había sufrido mucho con cada relación pues siempre buscaba fuera lo que todavía no había encontrado en mi interior. A raíz de mi última ruptura tenía el corazón tan roto que a partir de ahí empecé a rezar todas las noches pidiéndole a Dios encontrar a alguien con quién compartir un amor puro, un amor libre, pero antes quería enamorarme de mí misma y sentirme plena, y llena.  Empecé un camino de crecimiento interior y el mayor deseo de mi Alma era encontrar ese Amor Celestial.


Fue en Abril de 2010 cuando después de recibir la canalización de mi llama gemela  me reencontré con Eduardo. Antes de mi reencuentro con Eduardo, había estado un tiempo invocando a mi Llama Gemela en mi corazón y sentía una energía muy especial, que abarcaba todo mi cuerpo, todo mi Ser y alimentaba mi Alma. Aquella experiencia la vivía con todo mi corazón y en mi interior sabía que pronto iba a conocer a ese Ser tan especial.
 
La primera vez que vi a Eduardo toda mi Alma se estremeció, nos miramos a los ojos y desde ahí algo muy especial surgió. Yo acudía con ciertas resistencias a un curso que el impartía de unos cristales llamados Litios pues en la canalización que me habían hecho también me decían que tenía que conocer unos cristales,  que a través de ellos sanaba. En aquel tiempo yo vivía en Las Palmas y Eduardo viajó desde Madrid a dar el curso en la librería de una buena amiga.


Fue un fin de semana maravilloso, no solamente por la energía tan especial que sentí a través de los cristales sino porque tenía la sensación de que cada palabra, cada gesto de Eduardo eran también míos.


De Abril a Julio, Eduardo volvió a Las Palmas en dos ocasiones para impartir los siguientes niveles de la formación de los cristales. Fue en Julio cuando vino a dar el segundo nivel. Al acabar la formación nuestra amiga de la librería y otra compañera más, propusieron irnos los cuatro a Tenerife y al Hierro para que Eduardo conociera otras islas. Casi sin pensarlo Eduardo y yo sacamos los pasajes para Tenerife y el Universo ya lo tenía todo preparado pues al día siguiente  nos llamaron nuestras dos amigas para decirnos que no podían ir. Así que nos vimos viajando a Tenerife los dos solos. Fue en Tenerife cuando después de una terapia energética que nos hicimos en común, él uno con él otro, nos miramos a los ojos y nos reconocimos en la Eternidad, nos abrazamos y sentíamos cómo los ángeles bailaban y cantaban alrededor nuestro porque el reencontró cósmico se había producido.
 
En Octubre de 2010 deje todo para irme a Madrid a vivir con Eduardo. Por aquél entonces yo tenía un buen trabajo y toda mi vida la hacía en Las Palmas. A pesar de que muchos no estuvieron de acuerdo con mi decisión , yo lo sentía tan claro que lo dejé todo para empezar a compartir mi vida con él. Debo decir que Eduardo me llevaba 21 años, cuando lo conocí yo tenía 26 años y el 47 pero la edad del Alma no es la misma que la edad terrenal y en el Alma los dos éramos iguales.
 
Han sido los años más maravillosos de toda mi vida y no cambiaría nada. Durante los años siguientes Eduardo y yo compartimos TODO, no solamente nuestro trabajo de día a día,  los dos nos dedicábamos a impartir y distribuir la energía de los cristales Litios, sino también las aficiones (deporte, esquiar, navegar). Fui muy feliz, viajábamos mucho y disfrutábamos al máximo cada momento. Debo decir que gran parte del tiempo diario lo dedicábamos a meditar y a sanarnos mutuamente. Cuando te reencuentras con tu Llama Gemela tienes un trabajo de sanación muy intenso porque con tu Llama Gemela has vivido muchísimas vidas y cuando se produce el reencuentro es para sanar todo lo que dejamos pendiente vidas atrás.
 
En Septiembre de 2013 Eduardo cae enfermo a raíz de una neumonía muy extendida y bastante pérdida de peso. Su físico empieza a debilitarse cada vez más. En Mayo de 2014  ingresa en la U.C.I cuatro días y 20 días después le dieron el alta. En junio vuelve a ingresar en el hospital y queda ingresado hasta el momento de su fallecimiento el pasado 16 de Septiembre.
 
En los últimos meses de vida Eduardo tuvo una transformación muy grande de todo su Ser, a pesar de todo el sufrimiento físico que tenía, el irradiaba una paz y un amor que no venían de éste mundo y siempre tenía una gran sonrisa en la cara. En dos ocasiones su médico me dijo que se moría en unas horas pero mi Amor por él hacía que volviera a recuperarse de una manera extraordinaria. Los médicos no se podían creer las recuperaciones tan increíbles que tenía. La primera vez que Eduardo estuvo en coma, yo le hablaba todo el tiempo al oído y le decía cuánto le AMABA con todo mi Ser, con toda mi Alma y el volvía a recuperarse. Hubieron ocasiones en las que necesitaba transfusiones de sangre y no le querían transfundir porque lo daban ya por muerto. Tuve que luchar mucho en el hospital, pero mi amor hacia él traspasaba cualquier problema que se me presentaba. Los médicos tenían muy presente la palabra muerte y en mi Corazón yo cantaba VIDA.
 
La noche del 15 de Septiembre la pasó mi padre con él en el hospital y esa misma noche, sin yo saberlo, él se despidió de mí. Antes de salir de la habitación sus palabras fueron: Amor no sabes cuánto te amo, y lo mucho que estoy enamorado de ti… Te quiero tanto Amor! Pase lo que pase siempre estaremos unidos: Te Amo.


A las 7.30 de la mañana del día siguiente, mi padre me llamó para que fuera al hospital urgente ya que Eduardo estaba muy malito. Cuando entré en la habitación, lo tenían sentado en la cama y su mirada estaba perdida. Ya casi no podía respirar porque se le habían encharcado los pulmones de sangre. Me senté en la cama con él, lo abrece con toda mi Alma y le dije lo mucho que lo Amaba, que se fuera tranquilo, que lo Amaba con todo mi Ser y que siempre íbamos a estar unidos. Después de decirle todo lo que sentía al oído, mi Amado Eduardo falleció en mis brazos. Fue un momento realmente muy triste, sentía que me habían arrancado parte de mi Alma, y me costaba tomar conciencia del momento presente.
 
Ahora tengo que decir que detrás de cualquier “desgracia” (como humanamente lo llamamos) se puede esconder el mayor regalo, solamente hay que abrir el corazón y mirar con los ojos de Dios, entonces todos los velos se corren y entiendes cada situación. Todo lo que nos pasa en la vida es para aprender y evolucionar a ser mejor personas cada día. En el plan Divino de Dios todo es perfecto!
 
Una semana más tarde de su partida, tuve un sueño muy vívido con Eduardo en él que me decía con una sonrisa en la cara: Amor, ¿no te acuerdas?, tú y yo pactamos nuestra separación antes de venir a la tierra. Tú y yo somos Llamas Gemelas. Y entonces me empieza a explicar que durante la vida en la tierra podemos conocer muchas almas gemelas ó almas afines que pueden ser familiares, compañeros de viajes o amigos con los que tenemos vínculos muy fuertes y pertenecemos a la misma familia de luz pero Llama Gemela solamente hay una. Antes de nacer somos Uno con la energía del Padre Dios y La Madre Diosa y al encarnar en ésta tierra una parte encarna como hombre y otra como mujer pero ambas partes provienen de la misma fuente. Cuando encarnas como hombre la otra mitad que es tu llama Gemela encarna como mujer pero son el mismo Ser.


Entonces me dice con énfasis: Amor ahora empieza nuestro verdadero Plan Divino conjunto y ese es demostrar a través de tu Ser que yo sigo vivo a través de ti y que las Llamas Gemelas siempre están unidas de Eternidad a Eternidad. Es tiempo de anclar en ésta tierra, la energía de las Llamas Gemelas en nuestros corazones para poder ascender, no importa que tu Llama Gemela no éste encarnada en ésta tierra pues cuando conectas con el corazón con tu llama la unión se produce en todos los niveles del Alma y cada paso que tu das en conciencia ayuda a tu Llama Gemela y viceversa.
 
Cómo en el plan Divino de Dios, todo es perfecto, el día antes de partir Eduardo, llegó a nuestras manos una esfera de cristal con una Rosa Sagrada y la Vesica Piscis grabada en su interior. Es un trabajo canalizado que hicimos en común los meses antes de su partida.  Es una energía canalizada a través del Maestro Melchizedek y que Eduardo y yo tuvimos que integrar en nuestros corazones durante los últimos meses. Es la energía de la Llama Gemela que al despertarla en tú corazón, te sientes completo y unido al todo. Es momento de trabajar en ésta energía de unión y comunión con todo lo que hay, es momento de que tú recuerdes que en tu corazón eres completo y Uno con tu Llama Gemela y a través de ésta con toda la tierra.
 
A pesar de que Eduardo no está físicamente conmigo me siento más unida a él que antes y tengo tanto Amor en mi corazón y me siento tan llena que solamente puede decir: Te Amo Amor.
 
Que el legado de ésta energía proveniente de la fuente de Dios viaje por todo el mundo y que llegue a todas las personas para que un día podamos ascender al unir nuestros corazones con nuestra Llama Gemela Cósmica, igual que la Madre Tierra que se fundirá con nuestro Amado Padre Sol. Y que así sea. Ahora y siempre.
 
Te Amo!
 
A mi Amada llama Gemela y Maestro de Eternidad a Eternidad.

 

Escuchar la canalización de la Llama Gemela: